Skip to main content

La Catedral de San Basilio, también conocida como la Catedral de San Basilio, es uno de los puntos de referencia más destacados de Moscú, Rusia. Conocido por su arquitectura única y su rica historia, este monumento icónico atrae a miles de visitantes todos los años. En este artículo, exploraremos la fascinante historia detrás de la creación de la Catedral de San Basilio, sus características arquitectónicas y algunas curiosidades intrigantes asociadas con esta magnífica estructura.

Historia

La historia de la Catedral de San Basilio se remonta al siglo XVI. Fue construida entre 1555 y 1561 por orden de Iván el Terrible, el primer zar de Rusia. La catedral se construyó en conmemoración de la captura de la ciudad de Kazán a los mongoles en 1552, lo que marcó una victoria significativa para Moscú. El nombre original de la catedral era Catedral de la Intercesión de la Santísima Virgen María en el Foso, pero más tarde se conoció más comúnmente como la Catedral de San Basilio.

La construcción de la Catedral de San Basilio involucró a varios arquitectos, incluyendo a Barma y Postnik Yakovlev. Su diseño se caracteriza por una fusión de estilos arquitectónicos medievales rusos y bizantinos, lo que da como resultado una estructura única y visualmente impactante. La catedral consta de nueve capillas, cada una dedicada a un santo diferente, con una novena capilla central dedicada a la Intercesión de la Virgen María.

Arquitectura

El diseño arquitectónico de la Catedral de San Basilio es diferente a cualquier otra catedral en el mundo. La característica más distintiva es la colección de cúpulas en forma de cebolla y vibrantes que coronan cada capilla. Estas cúpulas, adornadas con elaborados patrones dorados, crean una impresionante exhibición visual y se han convertido en un símbolo icónico de la arquitectura rusa.

Debajo de estas cúpulas coloridas, las paredes de piedra blanca de la catedral muestran detalles y patrones intricados. La interacción entre las cúpulas vibrantes y las paredes ornamentadas crea una estética armoniosa que cautiva a los visitantes. El interior de la catedral no se queda atrás, con hermosos frescos y un intricado iconostasio decorando las capillas.

Curiosidades

Además de su grandeza arquitectónica, la Catedral de San Basilio también tiene su cuota de curiosidades intrigantes. Una de esas curiosidades es la leyenda que rodea al arquitecto Postnik Yakovlev. Según el folclore local, Iván el Terrible quedó tan impresionado con el trabajo de Yakovlev en la catedral que le cegó para evitar que volviera a crear algo tan magnífico. Si esta historia es verdadera o solo un mito, añade un aire de misterio y fascinación a la historia de la catedral.

Otra curiosidad asociada a la Catedral de San Basilio es el hecho de que estuvo a punto de ser demolida durante el reinado de José Stalin. Stalin consideraba que la catedral era un obstáculo en su plan de desarrollar la Plaza Roja como un terreno de desfile militar. Sin embargo, la intervención de varias figuras prominentes en el mundo artístico salvó la catedral de la destrucción y más tarde fue designada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990.

Conclusión

La Catedral de San Basilio es un testimonio de la rica historia y brillantez arquitectónica de Rusia. Su historia intrigante, estilo arquitectónico único y curiosidades cautivadoras la convierten en una atracción incomparable para turistas y entusiastas de la historia. Visitar este monumento icónico es imprescindible para aquellos que deseen explorar el legado cultural de Moscú y presenciar la impresionante belleza de la Catedral de San Basilio.

África

Descubre los encantos de Casablanca la joya de Marruecos

Javier González RomeroJavier González Romero11 de diciembre de 2023

Leave a Reply

Esta web utiliza cookies.   
Privacidad